La vulgar y magnífica obra: El Difunto Señor Moss

Jueves, 14 Abril 2016 22:36
Autor:   Ki Victorieux/Subterráneos
*Obra compleja, contracultural, de antihéroes, cruda, franca, que retrata el Oeste de los Estados Unidos, su relación con los mexicanos de ese lado de la frontera, y con aquellos a quienes los ex-militares norteamericanos han bombardeado sin saber su nombre

 

Ciudad de México, 4 abril 2016. Algunas personas se han manifestado en desacuerdo con esta propuesta; y le llaman vulgar. Otras; prefieren abrazar la oscuridad y violencia del tema, y afirman que es un trabajo magnífico. Polémica; sin duda, la propuesta del traductor y director Otto Minera de la obra de teatro El Difunto señor Henry Moss, pieza que se estrenó en el año 2000, con Nick Nolte y Sean Penn en el reparto. Después de las críticas, Shepard modificó la obra. En el Foro Milán del Teatro Lucerna, fuimos testigos de la notable calidad interpretativa de Arturo Ríos, Ernesto Godoy y Sebastián Moncayo, en los protagónicos. Acompañados por Gabriela Zamora, Jorge Zarate y Alejandro Corzo.

Samuel “Sam” Shepard Rogers III, nacido en Illinois en el 43, es uno de los dramaturgos contemporáneos más importantes de Estados Unidos. Su padre fue miembro de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. Vivió su infancia y juventud en una granja en California, ante el alcoholismo de su padre. Estas memorias seguramente influyeron en el guión de esta obra, en la que dos hermanos se encuentran a raíz de la muerte de su padre; alcohólico, violento… Se enfrentan con las memorias dolorosas, hay quien pretende averiguar el último detalle de verdad, por lo que entrevista a varias personas del lugar, y hay quien prefiere bloquear recuerdos, que le significan laberintos dolorosos.

Obra compleja, contracultural, de antihéroes, cruda, franca, que retrata el Oeste de los Estados Unidos, su relación con los mexicanos de ese lado de la frontera, y con aquellos a quienes los ex-militares norteamericanos han bombardeado sin saber su nombre. La violencia de los diálogos y las emociones en escena es un espejo de la sociedad moderna, de la alienación o pérdida de consciencia y paz de muchos individuos y familias.

Me pregunto; ¿qué representa para los espectadores el mensaje de violencia intrafamiliar, muchas veces causada por el alcoholismo? Es apabullante la vulnerabilidad social de las y los niños y jóvenes de la Ciudad de México ante un contexto de conductas de fragmentación familiar y violencia social. Sabemos –y la obra nos lo recuerda- que cosechamos lo que sembramos, es decir; un niño educado entre violencia, mayoritariamente es la semilla de un adulto de conductas adictivas, violentas, delictivas, con deserción escolar, en un mundo en el que los papeles de víctimas y victimarios parecen intercambiables.

Pensar que la escenificación y evidencia de la problemática es suficiente para solucionarla sería falso. Sin embargo, hacer como que “no pasa nada”, o bloquear nuestra memoria a la cruda realidad es peor, ya que no podemos sanar aquello ante lo que nos cegamos.

 

Requiem por quien llevaba décadas de estar muerto

Con una pantalla en negros; a excepción del título de la obra, y el Requiem, op.48 de Faure, nos dan la solemne bienvenida a esta tragedia anunciada. Baja el negro telón y empieza la obra. La interpretación de los actores está a la altura del texto; se emocionan, se desgajan, se violentan, se quiebran… se saben frágiles y humanos. Nos seducen con la exhibición de sus zonas oscuras, de sus vicios sexuales, íntimos, y a ratos cómicos. Es definitivamente una sacudida para los sentidos, y en la pequeña sala se escuchan los aplausos en cada uno de los dos intermedios de tres minutos, en la obra de poco más de hora y media de duración. Por supuesto, el equipo es ovacionado en la celebración, después de un final que seguramente deja interrogantes en cada uno de los testigos.

Dos mujeres aparecen en escena: Una; la madre… a partir de las menciones y el recuerdo que tienen de ella. Otra; la puta… quien resulta tener una especie de vocación de enfermera, para acompañar con los últimos tragos y voluptuosidades a quien muere ahogado en sí mismo. Definitivamente, sin importar de qué lado de la frontera vivamos, la violencia tiene rasgos distintivos en relación con el género. Parece ser, -o al menos es lo que muchos programas populares en los medios de comunicación tratan de hacernos creer-, que es deseable y presumible ser un hombre rudo, descortés, fuerte, agresivo, burlón, metiche y mujeriego. Rasgos que no se consideran ni deseables ni presumibles en una mujer. De tal forma que si un hombre renuncia a ser violento, teme ser tomado por homosexual. Esto ocasiona que los hombres supongan necesario imprimir dichos rasgos en sus actos cotidianos. Muchas veces sin darse cuenta que de tal manera van perdiendo la consciencia de sí mismos en pro de seguir un modelo hegemónico.

Entre los principales mandamientos, se reza “honrarás a tu padre y a tu madre”. El padre es en muchas de las familias, quien da seguridad y protección. De tal forma, que si el padre es una persona muy abrasiva e inmadura emocional; empobrece sus relaciones humanas y vive en desequilibrio. Muchas religiones hablan de que una forma para tener orden, seguridad, paz, compasión, alegría y misericordia en nuestras relaciones, depende de la belleza de nuestro corazón. Muchas veces las situaciones de violencia se nos pueden presentar en el árbol familiar, no para culpar a los involucrados, sino para trascender dicho desorden a través del perdón y la evolución consciente. México es mayoritariamente católico, por lo que muchas personas se dieron a la tarea de recordar las escrituras en estas fechas de Semana Santa. Moisés dice muchas veces que “Dios castiga a los padres en los hijos, hasta la cuarta generación”. Ezequiel anuncia lo contrario, y dice que el hijo no llevará la iniquidad del padre. Esta amenaza de sufrir por los castigos heredados por padres, abuelos, o bisabuelos se supone fue cancelada después del sacrificio de Jesús en la cruz. Sin embargo; no porque se nos anuncia que la sangre de Cristo redime los pecados, se cancela la complejidad de lo que heredamos de nuestro árbol, y los lazos de deberes, gratitudes, obligaciones y demás que tenemos tanto con nuestro padre terrenal como con los padres espirituales.

 

Una obra incómoda

La obra estuvo diez semanas en cartelera. Es un proyecto que presenta lo que, desde una perspectiva semiótica, podemos llamar una obra “escribible”, es decir; que no solo no busca brindar un fácil placer sino que pretende establecer cierta incomodidad y provocar interrogantes. Se dirige por lo tanto a un público con sed de trabajos críticos y propositivos.

Minera; director, tiene una larga carrera en el teatro relacionado con obras independientes y para públicos escolares, de sindicatos, fábricas, cárceles, plazas y… teatros. Barba; productor, fundador de la casa productora En Llamas Producciones, socio activo de La Rama de Teatro, y ahora activo en FunXXion. Ríos; actor, con más de 80 obras de teatro, y ganador del Ariel a mejor actor en “Cuentos de hadas para dormir cocodrilos”. Película que también aborda el tema de los karmas heredados por los ancestros.

Godoy; actor quien protagonizó una carrera muy exitosa en teatro y televisión, y actualmente impulsa sus proyectos como director y escritor. Moncayo; actor con historia televisiva y cinematográfica. Zamora; actriz de cine y televisión. Zárate; actor de cine y teatro, quien en el 2008 recibió el Ariel a mejor actor por la película Dos Abrazos. Corzo; actor de teatro, forma parte de la compañía México-Argentina “Surestada Teatro”.

 

La sombra de los antihéroes

Mr. Shepard, el dramaturgo, tiene 72 años y un aspecto de hombre rudo del viejo oeste. El 18 de marzo estrenó “Midnight Special”, película con bastante fortuna de la crítica. Un triller de ciencia ficción. A inicios de este año, regresó a Nueva York para la producción de “Buried Child”, un drama familiar, parte comedia, tragedia, horror y misterio. La obra le hizo acreedor al Premio Pulitzer por drama en 1979, un año después de su estreno en San Francisco. Esto transformó a Shepard de un extraño escritor a un gran dramaturgo. En 1996 reescribió la obra, y ahora, 20 años después, la sigue retrabajando. En entrevista con The New York Times, cuando le interrogan si cree que un fuereño puede entender las dinámicas de una familia, afirma: “-Recuerdo cuando era niño, y visitaba las casas de otras personas. Todo era diferente. El olor en la cocina era diferente; la ropa era diferente. Eso me molestaba. Hay algo muy misterioso acerca del modo en que funcionan otras familias.”

Así es, queridos lectores, la obra de Mr. Shepard es sombría, cruda, y seguramente por eso mismo, es probable que adoren a los personajes. Tal vez les recuerden a alguien que conocen; tal vez les revele algo de su propio árbol genealógico, o de sí mismos. Hay que vernos para; a través del espejo que es nuestra mirada, encontrar nuestra alma.

Contacto: http://www.sam-shepard.com/

 

***

Descarga nuestra App y recibe información de cultura rock y alternativas en tu dispositivo móvil. Busca 'Subterráneos' en Google Play o Apple Store

Android: https://play.google.com/store/apps/details?id=com.ctics.subterraneos

Apple: https://itunes.apple.com/mx/app/subterraneos/id1062051539?mt=8

Licencia Creative Commons
La vulgar y magnífica obra: El Difunto Señor Moss por subterraneos se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.Basada en una obra en SubterráneosPermisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en MAS.

Notas Relacionadas

Spanish English French
Suscribete al boletín de subterraneos
Joomla Extensions powered by Joobi
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Subterráneos | Cultura Alternativa desde Puebla
Redes Sociales
ctics web solutions