Buscando y re – buscándome, me encontré con Kurt Cobain

Miércoles, 17 Junio 2015 00:00
Autor:   Daniela Rivera Marín/Subterráneos
*“No sé si habrá sido por mi rebeldía en la adolescencia o porque en verdad cada letra y acorde de Nirvana entraron en mi cabeza como un himno de por vida”

Puebla, México. Tenía 14 años la primera vez que escuché a Nirvana. Entré a una tienda de discos que ya ni siquiera existe en la ciudad. Busqué algún disco que comprar porque iba con la intención de conocer algo nuevo y también porque era la primera vez que tenía un equipo de sonido para mí sola en mi habitación. Así, entre tantos, una portada negra con letras plata llamaron mi atención “Nirvana” un nombre conocido, una tipografía delgada, misteriosa… Decidí comprarlo.

No sé si habrá sido por mi rebeldía en la adolescencia o porque en verdad cada letra y acorde de Nirvana entraron en mi cabeza como un himno de por vida. Comencé a escucharlo todos los días, cada canción hacía que me interesara más por saber quién estaba detrás de tanto sufrimiento, de letras con un gran poder y furia que podía reflejarse en la música. Kurt Cobain, Kris Novoselic y Dave Grohl, nombres que se volvieron rápidamente una obsesión de investigación musical. Descubrí que era un grupo que llevaba una década extinto, que habían sido los pioneros y/o creadores del grunge, que su vocalista, el héroe que en ese momento tenía en la vida, se había suicidado…

Nirvana ha sido el estandarte que adopté como forma de vida. ¿Por qué digo esto? Muchas generaciones arriba de la mía, fácil entre 5 y 10 años y que son fanáticos de la agrupación son personas pensantes, personas que realmente ven más allá de las cosas y que supieron cómo aprovechar esas letras rebeldes para bien, algunos para crear ya que son músicos e intelectuales, otros para enseñarnos cómo pueden valorarse iconos que fuera de la pretensión y la moda, fueron eso, iconos que marcan un antes y después en la música. Por ello, cuando una de mis primas más grandes me regaló mi primera revista especial de Nirvana me interesé mucho más en el trasfondo que existe sobre la agrupación, en ver que no era como decía mi papá “Sólo ruidos” sino que era un mundo lleno de arte, letras desgarradoras con las que ahora entiendo, nos identificamos más de uno, lo que me llevó literal a convertirme en una seguidora fiel a la emblemática banda.

Hoy para poder escribir retomo muchos momentos de mi vida. Lo primero me evoca a poner los discos de Nirvana, desde Bleach hasta el conocido Unplugged, acordes que me hicieron cantar, aprender canciones con significados extraños y que por mi edad aún no entendía pero que sólo por el hecho de ser música diferente disfrutaba. Tardes que pasaba horas en la computadora buscando las letras y viendo los videos de la banda que hacía sacar de control a todos en mi casa y que al mismo tiempo me provocaba una curiosidad incesante. Justo cuando comenzó aquella segunda vuelta al boom de Nirvana salieron revistas conmemorativas por los 10 años de la muerte de Kurt Cobain, biografías y pósters que celebraban a la imagen de una especie de personalidad santificada en el imaginario de sus seguidores.

Así, esa figura mítica tomó un lugar especial que 10 años después lo sigue siendo, Kurt Cobain no sólo era mi cantante favorito o el vocalista de mi banda favorita, era un artista sensible, el creador atormentado y talentoso, el hombre contradictorio y dueño de una actitud crítica y pesimista de la existencia y su entorno, una imagen que cazó perfectamente con mi personalidad y que hoy retomo justo por el auge que su aniversario luctuoso número 21 ha atraído al mundo entero y del cual al entrar un poco más, me abre el panorama de ver la estrella que no ha dejado de apagarse y que hasta la fecha me impulsa y saca ese lado [aunque no parezca] tranquilizante y conciliador.

Mediáticamente la figura de Kurt Cobain y Nirvana han alcanzado niveles sorprendentes de públicos. Este año sobresale la figura de Frances Bean Cobain, su hija, y quien ha impulsado a todos aquellos creativos que buscan, a manera de homenaje y reconocimiento mundial, consagrar el legado que su grandioso padre dejó. Así, al conocer a Brett Morgen, documentalista logró lo muchos en años se pudo hacer y nos privo a sus fans mundiales, lograr entrar al mundo de Cobain a través de su propia familia y de su legado cultural;  con ello crean el imperdible “Kurt Cobain: Montage of Heck” un documental que no sólo retrata la discografía y su importancia musical, sino que nos muestra al verdadero Kurt, nos abre una ventana para darnos cuenta de que también fue un niño, un cantante que denota en sus letras esa depresión y abuso que sufrió en la adolescencia y que por su mismo carácter crítico y rebelde lo llevó a conquistar al mundo entero por todos los escenarios posibles.

 


* Fotograma del documental “Kurt Cobain: Montage of Heck”

 

 

 Como buena fan, no sabía qué esperar, si iba a ser bueno o no, si se limitarían a hacer algunas entrevistas y quizá todos saldríamos de la sala contentos por hacer escuchado y visto canciones de nuestro ídolo en pantalla grande, sin embargo fue todo lo contrario. Y curiosamente, a pesar de las críticas y de mi espíritu crítico y un poco pesimista, el documental me encantó. Me hizo llorar, vibrar, sentir, cantar, identificar no sólo a mí, sino a personas muy cercanas a mí que en diferentes circunstancias vivimos y nos pusimos en una situación empática con Cobain.

 

* Kurt Cobain como muchos de los adolescentes promedio, tenía conflictos, problemas y crisis de identidad en el que al sentirse preso, su refugio más fuerte fue la música.

 

 

Definitivamente y para conocerlo, recomiendo este documental, en el que muestran no sólo al cantante, sino al artista que rodea a Kurt Cobain, con ilustraciones que él mismo dibujó, animaciones que nos transportan a épocas desconocidas de su vida  y lo que para muchos es terrible, la vivencia con Courtney Love.

“Kurt Cobain: Montage of Heck” es un obligatorio para todos los músicos, para todos los que gozamos el arte y el cine y claro, para todos los interesados en relacionarse con música de contenido. Este mes Rolling Stone dedica su número a una entrevista con Frances, Courtney y Brett Morgen en el que rescatan datos como su última canción, el esparcimiento de sus cenizas y hasta los detalles de las canciones más conocidas.

Kurt Cobain no sólo es un ídolo, es una oda a la imaginación y la lealtad hacía una forma de creer con la que más de uno nos identificamos y que ahora evocamos en nuestro día a día.

 

Video: www.youtube.com/watch?v=4kUK-5mbuK0

 

 * Trailer de “Kurt Cobain: Montage of Heck”, primer documental autorizado sobre el cantante y guitarrista de Nirvana. Está dirigida por el realizador Brett Morgan y producido por Frances Bean Cobain, en el que ambos además de realizar entrevistas inéditas a las personas más cercanas al cantante, abrieron una bodega y exploraron los objetos más preciados del artista, fotos, videos, libretas, notas, dibujos y hasta cintas de grabación que no salieron a la luz, fueron el material para hacer una obra que nos reencontró con Cobain.

Licencia Creative Commons
Buscando y re – buscándome, me encontré con Kurt Cobain por subterraneos se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.Basada en una obra en SubterráneosPermisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en MAS.

Notas Relacionadas

Spanish English French 
Suscribete al boletín de subterraneos
Joomla Extensions powered by Joobi
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Subterráneos | Cultura Alternativa desde Puebla
Redes Sociales
ctics web solutions