Cuaresma y garbanzo

De Constantino el Grande a las tortitas de camarón

Miércoles, 09 Abril 2014 19:00
Autor:   Raúl Rivera / Subterráneos
*El origen de la cuaresma y sus días de abstinencia, ligado a los primeros días institucionales del cristianismo, ha permitido que distintos pueblos del mundo se las ingenien para adaptarse a las normas de ayuno y, en el caso del mexicano, integrar elementos de la gastronomía árabe o judía, como los garbanzos secos y las lentejas

 

 

Puebla, Puebla. En la mitad del tránsito entre el miércoles de Ceniza y la Semana Santa saltan a colación dos temas: por qué del ayuno durante cuarenta días y la razón de privilegiar y rechazar ciertos alimentos. Iniciando con el origen de los días de guardar, para la Iglesia católica, las Iglesias Ortodoxas y algunos cultos protestantes la cuaresma es un tiempo de oración y ayuno, que sirve para recibir a la “Semana Mayor” o Semana Santa. Para ello la gente se prepara y consume pescado y productos de la tierra.

 

Origen de la Cuaresma

Desde los tiempos apostólicos se sabe que los primeros cristianos celebraban días de recogimiento y ayuno, pero es hasta el concilio de Nicea (325), el cual fue precedido por Constantino el Grande y que definió muchos de los dogmas de fe del cristianismo, cuando se instituyó la Cuaresma, y no solo como el preparativo del bautizo de los catecúmenos (iniciados en los misterios cristianos) y la absolución de los pecados el Jueves Santo, sino también como un periodo de ayuno y penitencia.

Con el tiempo el ayuno previo a la Semana Santa se extendió a los cuarenta días que se conocen como cuaresma y en el siglo IX se instituyó que todos los países cristianos debían guardar los días previos a la semana dedicada a la muerte y resurrección de Jesucristo.

La iglesia escogió el número cuarenta por los días que deambuló Moisés en el desierto cuando fue desterrado de Egipto y que sirvieron para “purificarlo” y así recibir el mensaje de Dios en el Sinaí. También el profeta Elías meditó en el monte Horeb por ese mismo periodo. Y, finalmente, por el ayuno de Jesús en el desierto.

 

Platillos para ayunar

La comida tradicional Cuaresmeña se caracteriza por guardar algunas normas Kosher judías, las cuales aparecen en la Biblia (Levítico), y obligan a no consumir ciertos productos, guardar algunas normas de higiene y, principalmente, evitar la sangre por ser un agente impuro. Es curioso distinguir que algunas de las comidas tradicionales mexicanas también figuran en la gastronomía judía y árabe del medio oriente y que, unidas a ciertos elementos propios de la gastronomía nacional, logran formar constructos sociales en un plato de cerámica o peltre. Entre los platillos que se acostumbran comer en Cuaresma están los romeritos en tortitas y en mole; las sopas de lentejas, alubias y garbanzo deshidratado; las empandadas rellenas de atún o crema; y las distintas variedades de pescado, ya sea seco o fresco. Uno de los productos que también se consumen son los mariscos que, aunque no guardan las normas Kosher, forman parte de la gastronomía mexicana: uno de ellos, las tortitas de camarón seco y garbanzo, está dentro de los alimentos tradicionales capitalinos o chilangos.

Raúl Rivera / Subterráneos

Raúl Rivera / Subterráneos

Licencia Creative Commons
De Constantino el Grande a las tortitas de camarón por subterraneos se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.Basada en una obra en SubterráneosPermisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en MAS.

Notas Relacionadas

Spanish English French 
Suscribete al boletín de subterraneos
Joomla Extensions powered by Joobi
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Subterráneos | Cultura Alternativa desde Puebla
Redes Sociales
ctics web solutions