Yo quería ser una puta para lesbianas

Pornoterrorismo y empoderamiento

Miércoles, 11 Junio 2014 19:00
Autor:   Karen Alemán/ Subterráneos
 * Una respuesta para los que no nos ajustamos ni en lo roles de género asignados, ni en las prácticas sexuales impuestas por la ciencia, el estado o la iglesia; una respuesta que es muy violenta para gran parte de la sociedad porque expone cosas que les son incómodas

 

Puebla, Puebla, 11 de junio de 2014. Hace unos años me preguntaba ¿Qué va a pasar cuándo tenga 60 años y quiera coger con una mujer y no tenga a nadie? Yo quiero ser una puta para lesbianas, pensé. Estudié el mercado y por supuesto, no existía. Después de unos intentos y mensajes por internet no funcionó.  Cuenta Diana J. Torres, punk, activista y pornoterrorista en su segunda visita a la ciudad de Puebla, donde habló de cómo joder lo impuesto a través de nuestras prácticas sexuales y nuestro cuerpo como herramienta de terror donde la violencia no es sólo sangre, sino algo que transgrede a la sociedad heteronormativa y atenta contra las hipócritas convenciones.

La española actualmente reside en la ciudad de México y  durante la primera semana de junio visitó Puebla para presentar su libro titulado Pornoterrorismo en su edición mexicana y dar un taller sobre eyaculación femenina.  La  presentación se llevó a cabo en la librería y cafetería Profética,  Casa de la lectura; donde nos permitió escuchar cómo surgió este título y algunas historias sobre sus lectores.

 Tras su pequeña  iluminación de un mercado sexual de mujeres para mujeres, creó Mujeres Horizontales, un proyecto empresarial: “mujeres jóvenes que ofrecen servicios sexuales y de compañía a mujeres”. Un fracaso, explica la autora, pues las mujeres no pagan por follar, ellas hacen el amor, la mayoría piensa que pagar por sexo es algo humillante… Suicidios se han llevado a cabo por personas a las que se les designa con el título de puta.  Explotar a niños en una fábrica está mal, ser esclava sexual sin consentimiento está mal ¿pero ser puta por el gusto de disfrutar el cuerpo está mal? Dejando en claro una denuncia contra un sistema moralino e hipócrita donde no se han roto los pensamientos de un mundos heteropatriarcal.

Pornoterrorismo es una obra en primera persona, un trabajo vivencial, político y autobiográfico que aborda el redefinir de la sexualidad.  Una incitación a la acción, redactado con palabras que cualquier persona pudiera entender pues la autora intenta llegar a un público extenso. –Claro que el señor del campo es un pornoterrorista hecho y derecho-, comenta Diana refiriéndose a uno de sus lectores, al cual curiosamente le había llegado el libro tras una opción donde se paga a la editorial y ésta te manda los títulos que quiere durante un tiempo. Este lector de edad avanzada, frustrado e insatisfecho sexual por estar dentro de lo que la activista denomina como “pitopausia” empieza una nueva reactivación tras la lectura del libro, pues la cura para aquel chasco fue utilizar el cuerpo como no lo había hecho antes, darle a su esposa un arnés sexual y romper los estereotipos de quiénes deben ser los activos en una relación heterosexual.

 “Existe una guerra allí afuera. Una guerra contra esta sociedad y contra esta civilización que se derrumba. Es una guerra bien curiosa. Solemos confundir al enemigo, equivocar sus santos y sus señas, pensar que nos enfrenta. (…) En esta guerra el movimiento más importante, el primero, parte de la liberación de nuestros cuerpos, de su reapropiación, del rescate de sus profundos deseos. El pornoterrorismo es una estrategia artístico-política para hacer de nuestros cuerpos la mejor arma”, escribe Diana J. Torres en el “Manifiesto Pornoterrorista” colgado a través de su página web: http://pornoterrorismo.com.

La idea de la palabra surgió después del 11 de septiembre de 2001, tras el ataque a las torres gemelas en New York, donde se escuchaba terrorismo por acá, terrorismo por allá, en ese entonces la española tenía un grupo de perfomance que gustaba de provocar a través de la sexualidad y a través del cuerpo desnudo haciendo algo profundamente subversivo, desde entonces y en el 2006 ya con el nombre como tal, el perfomance y la poesía han sido una de las mejores armas de Diana para  hacer switch entre los receptores.

Pornoterrorismo es, explica en una entrevista en Luchadoras un programa de TV por internet, esa respuesta violenta pero bastante legitima para las personas que de alguna forma no nos ajustamos ni en lo roles de género asignados ni en las prácticas sexuales impuestas por la ciencia, el estado o la iglesia; es esa repuesta ante todos esos órganos que gestionan nuestros coños, nuestros cuerpos, nuestros sexos, nuestros géneros porque siempre se da por sentado que cada humano nace heterosexual. Es una respuesta que es muy violenta para gran parte de la sociedad porque expone cosas que les son incómodas.

 

En el tercer día de su estadía en la ciudad de los ángeles, la artista multidisciplinar, impartió un taller sobre eyaculación femenina en Frida Khafé, ubicado en la colonia El Carmen.  Con una presentación que ha sido alimentada a través no sólo de sus estudios y experiencias, sino de quienes la retroalimentan por medio de su correo electrónico y presentaciones, inició un taller clave para romper el tabú sobre una capacidad que todas las mujeres pueden alcanzar pero que la gente ha tachado como una extrañeza. Los videos de squirting dentro del porno mainstream se exponen en la sección de fenómenos, bajo videos con títulos como la mujer barbuda u hombre de dos penes.

Se ha impuesto que las mujeres deben ser pulcras dentro de su sexualidad, las mujeres no deben ensuciar sino limpiar y en seguida una diapositiva que decía “Eyacular no es mear” mandando como mensaje el desarme de nuestras ataduras impuestas tirando el miedo a un lado y permitiéndonos experimentar. Uno de los consejos que la performancera escribe, para redescubrir nuestros cuerpos y reaprender nuestros placeres es “Recuperar el tiempo perdido practicando”. Así como conocer nuestro cuerpo, “no contraer la vagina en el momento previo del orgasmo” “No frenar el líquido sino EMPUJAR”.  Además añadé siempre platicar con nuestra(s) pareja(s) sobre nuestras posibilidades y alcances para evitar las respuestas negativas e ignorantes, compartir nuestros conocimientos sobre el tema y olvidar la vergüenza. Las experiencias o dudas pueden ser escritas al correo: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Torres finaliza tocando el tema del otro porno, audiovisuales con una mirada feminista. En este apartado mencionó a algunas actrices que marcan la diferencia dentro del porno heteronormativo como Cytherea, Jada Fire o Belladona.  Ella también ha participado en producciones que intentan dar a conocer otras formas de entender el porno centrándose en el transfeminismo, el postporno, el Do It Yourself, BDSM y el tema Queer.

Contacto: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

www.pornoterrorismo.com

Licencia Creative Commons
Pornoterrorismo y empoderamiento por subterraneos se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.Basada en una obra en SubterráneosPermisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en MAS.

Notas Relacionadas

Spanish English French 
Suscribete al boletín de subterraneos
Joomla Extensions powered by Joobi
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Subterráneos | Cultura Alternativa desde Puebla
Redes Sociales
ctics web solutions