Callejero y sobre el escenario

El acoso en palabras de mujeres

Jueves, 21 Abril 2016 11:16
Autor:   Angélica Martínez/ Subterráneos
*Algunas formas en las que se muestra el acoso son: miradas lascivas, “piropos”, silbidos, besos “robados”, tocamientos, persecución y exhibicionismo

 

Puebla, Puebla; 21 de abril de 2016. El acoso sexual callejero comprende  aquellos “actos de connotación sexual, ocurridos en lugares o acceso públicos en contra de una persona que no desea o rechaza este tipo de conductas, afectando sus derechos humanos y fundamentalmente su dignidad (…) Limita a la víctima el derecho a la libertad y el pleno disfrute de los espacios públicos” (cisav.mx). Algunas de las formas en las que se manifiesta el acoso son: miradas lascivas, “piropos”, silbidos, besos, tocar el claxon, susurros, jadeos, gestos obscenos, comentarios sexuales (directos o indirectos), que se fotografíe o grabe el cuerpo de una persona sin consentimiento, tocamientos, persecución, masturbación y exhibicionismo. Este domingo 24 de abril se convoca a #24A Movilización Nacional contra las violencias machistas, en varios estados de la República. En Puebla, el punto de reunión será en el Teatro Principal a las 17:30 horas.

El acoso callejero suele equipararse con formas de cortejo y se ve como una práctica natural, lo cual causa una confusión entre las formas no invasivas de acercarse a una persona, sin embargo, el acoso callejero es violencia, “porque es una práctica no deseada en donde una persona irrumpe en el espacio personal de otra y genera un impacto psicológico negativo y sus efectos se demuestran en acciones cotidianas de la víctima como: cambiar recorridos habituales por temor a encontrarse con los agresores, modificar horarios en los que se transita en un espacio público, preferir caminar en compañía de otra persona y modificar su modo de vestir para desincentivar el acoso”. Así lo muestran los datos recabados por AFmedios al entrevistar al colectivo Calle Sin Acoso del Estado de  Colima.

Cabe destacar que aunque las mujeres son las que en su mayoría son objeto de estas prácticas. La encuesta de Actualidades 2015 de la Escuela de Estadística de la Universidad de Costa Rica (UCR) reveló que un 32.8% de los hombres han sufrido acoso callejero. Las formas de acoso de las que han sido objeto hombres de entre 18 y 29 años han sido: 20.1% recibió piropos, 19% les miraron fijamente una parte íntima del cuerpo y 16.7% les lanzaron besos al aire.

 

Acoso en escena

La calle no es el único lugar público en donde se pueden dar este tipo de situaciones de acoso. En los escenarios los músicos (vocalistas, bateristas, guitarristas, etc), por lo general mujeres, son objeto de señalamientos por la ropa que visten e incluso se repiten patrones que se reflejan en comentarios misóginos.

En entrevista con Subterráneos, algunas mujeres que se desempeñan como músicos nos hablaron acerca de sus experiencias en el escenario.

 

Dark Velvet (War Pigs): “Tuve que bloquear a una persona porque publicaba fotos donde yo salía con él, porque de plano se subía al escenario y me daba flores, obvio como no podía ponerme en otro plan las aceptaba con cariño pero pues se fue haciendo incómodo. A veces como mujer no te dan tanto la oportunidad de opinar en ningún lado. Inconscientemente la mayoría de las mujeres se ven obligadas a corresponder de la forma más humillante con tal de ganar un puesto, las que no de plano nos pasamos la vida luchando y nos hacen la vida imposible”.

 

Karmen Mora. “Siendo mujer es común, aunque hay antros donde los contratantes tratan de mantener alejados a aquellos que desean más que una felicitación o foto con la chica o chico en el escenario, porque es real, no sólo a las mujeres, sino también los hombres sufren de este tipo de acoso siendo músicos. La gente no entiende que el músico que se sube a un escenario por un par de horas no es un objeto de deseo al cual pueden ofender o creer suyo por el simple hecho de que nos “rentamos” para cantar. Las cantantes nos arreglamos para tener mejor presencia, pero no por la forma de vestirnos deben faltarnos al respeto, hasta las mujeres nos tachan de mujerzuelas. Las personas que ya tienen tablas, sabemos cómo “soportar borrachos” y cuidarnos, pero en muchos de los casos es molesto. No te dan espacio, piensan que las voces femeninas sólo sirven de relleno, no como titulares, nos hacen menos y cuesta mucho pero mucho trabajo que te tomen en serio siendo vocal mujer. Debes tener mucha fortaleza para soportar los malos comentarios, además piden todo el paquete para que seas una “buena cantante“, donde no importa tanto la voz como el que tengas bonitas piernas o grandes tetas. Si eres joven y bonita aunque no tengas calidad vocal, los grupos te contratan. Para seguir en esta carrera debes ser fuerte y darte a respetar (muchas veces por las malas) y enseñarles a todos que no te dejas… Si no te llevan al baile”.

 

Eloina Gómez: “Al menos el público de jóvenes al que me enfrenté hace unos 15 años no me ofendió nunca, seguro, se ponían debajo para ver si  te podían ver los calzones, pero nunca me hicieron una majadería”.

 

Sandra Derkiel (Triada): “A veces quisiera utilizar otro tipo de atuendos para mi show, porque a mí me gusta mucho el burlesque, pero no lo hago como era en la época porque se presta a malas interpretaciones y la gente puede pensar que uno no tiene talento, van a admirar otras cosas en vez de tu trabajo real. Amigos muy queridos, que después se disculpan por sus comentarios, han dicho que por ser mujer uno está creciendo más rápido en el ambiente o que tiene uno más tokines u oportunidades y es indignante porque  uno lo pone el mismo esfuerzo que todos los demás al trabajo musical y es una carrera profesional. La música no miente, quizás si hay mujeres que explotan el hecho de ser mujeres para “subir más rápido”, creo que la culpa tampoco es completamente por parte del público y músicos hombres”.

 

Denisse (Moontronics): “En el escenario nunca he recibido una agresión, al contrario, creo que por el hecho de ser mujer he recibido buen trato por los músicos, técnicos y audiencia. No falta quien quiera la foto o invitarte a tomar algo o sacarte el número telefónico o red social para seguir en contacto. No falta el colega envidioso que cree que por ser mujer atraes más público, incluso si tu música no les interesa, solo por el morbo de verte. Y también he escuchado mil veces comentarios como “realmente vine a ver si en serio tocaban”, etc. Siempre va a haber prejuicios. Mi conclusión es: como mujer músico siempre vas a tener 50% de pros y 50% contras”.

 

Lysset (Moontronics/ Yegua): “Se puede prestar a eso, a pensar que solo estamos ahí porque somos chicas o por cómo nos vestimos. Si he escuchado algunos comentarios de “están chidas, a ver si tocan bien”, pero creo que hasta cierto punto como ven que si somos buenas en lo que hacemos, se quita un poco eso. De algún modo es un punto a tu favor que llame la atención, pero quizás si se puede prestar al morbo. También he ido a conciertos de chicas que no cantan, ni tocan nada y nada más cómo se visten provocativas y tiene un show pues con eso; el hecho de que lo exploten de esa manera ha generado ese morbo o desconfianza en los músicos de algún modo. Pero la idea es llegar con la propuesta y que se den cuenta de que no solo es el fashion”.

 

Audry Funk. “En el escenario he escuchado chiflidos y “Estás bien buena” o “Estás bien bonita” y de repente surgen rumores de “A ella le tocan más porque de seguro se está tirando a alguien”. De que no te salvas de esos comentarios, no te salvas”.

 

Mon Laferte: (En una entrevista en el programa radiofónico Ruido de Fondo) “Creo que es algo que hemos visto toda la vida, creemos que es normal. Yo misma tengo que adaptarme a esta violencia porque si me voy a subir a tocar al escenario con un vestido sé que se va a hablar mal acerca de mi vestuario porque van a decir “Chale, se tiene que encuerar para vender” ¿Por qué? Porque soy mujer. Eso es una violencia muy cabrona”.

 

Eunice Cuellar (Eunice Cuellar Band / Coctel Calavera): “Creo que es un problema que tiene que ver con todos, la costumbre mata cualquier sentido común. A mi pensar, va más allá de un problema de género, creo que es toda la información que consumimos a diario, no tenemos filtros porque ésta es tanta que no nos da tiempo de procesarla. Vivimos bajo una endocultura que nos induce a luchar contra el género opuesto en lugar de ver que somos complemento, bajo una idiosincrasia de exclusión, ideologías feministas, por ejemplo, que en su estado puro son excelentes pero que las adoptan personas que no se preocupan por investigar, documentarse o saber a ciencia cierta de que van y toman solo lo que les conviene y eso hace que se denigre o peor aún que se repudie y hagan una lucha a ciegas, mirando a los otros como enemigos. Nos hemos olvidado que no somos un género, somos seres humanos y eso debe bastar para respetarnos, para convivir de una manera sana y en paz”.

 

Zette Voltage (Abominables): “Cuando empecé a tocar, hace más de 15 años, la gente no estaba muy acostumbrada a ver mujeres en el escenario. Yo tenía una banda que se llamaba Violenta y al principio lo primero que escuchábamos era: “A la cocina”, “esas viejas ¿Qué?”. Lo que usualmente ocurría, porque la neta tocábamos bien, fregón y rudo, es que en la primera rola ocurría eso, a la segunda se iban callando y empezaban a mover la cabeza y otros seguían en la misma, en la tercera o cuarta empezaban a bailar o hacer slam y al final se nos acercaban a felicitarnos o a decirnos que les gustaba el grupo. En ese momento yo tenía que probar que era un músico profesional simplemente por ser mujer. A últimas fechas ya no he tenido problemas con el público, que griten alguna cosa, no sé si sea por el género que tocamos que es más light porque antes nos presentábamos con puro hombre rudo”.

 

Ki (artista gráfica, periodista). A la pregunta de su opinión acerca del acoso contestó: “No me siento cómoda echándole leña al fuego en este momento”. Así que nos compartió una anécdota que escribió en Facebook. Un amigo le decía que seguramente había hombres que le ofrecían “un atascón o cochinadas”, a lo que ella contestó: “En este universo hay personas que te quieren bien y se nota. Y ya sea para bien o para mal estableces una relación de pareja porque los dos desean conocerse. Puede durar un año, cinco, ene… Terminar “bien”, “mal” o como sea… El caso es que siempre una relación en que hay un respeto básico y deseo por conocerse y compartir, por lo menos te deja un aprendizaje. Eso lo respeto, y para mi, esos son Planetas. Luego, están los Satélites, que es cuando uno anda de ‘vacaciones’ ya sean reales o en actitud, y tal vez te vas de fiesta y el we te late, y tú le gustas, quieren estar juntos un ratito, pero nada más. También se vale, y mientras más claras las cosas, mejor. Esos son como cuates,  y también son chidos -la mayoría de las veces-, porque al final del día, lo que ambos quieren es un buen viaje.(...) Porque los que tú mencionas, cochinones y además egoístas porque desean consciente o inconscientemente hacer daño a la persona con la que tienen una relación, para mí, solo son Basura Cósmica. Nada personal, seguro para esa morra que cree que el we le es fiel, para ella es su planeta primario, primordial, y hasta con merengue. (No hay peor ciego que el que no quiere ver). Ahora sí que “como te ven, te tratan”. si me tratan bien, agradezco y correspondo, si me vienen con pendejadas, pues no, mira, para basuritas no están mis horas”. Además realizó la canción “La alegre ciencia de ocupar las plazas” en apoyo a las Pussy Riot, banda de punk y performance originarias de Rusia quienes fueron arrestadas. Esta canción se interpretó junto a varias colegas de Ki el 8 de marzo de 2013 en la Embajada Rusa en México como parte del movimiento Free Pussy Riot.

 

Cómo involucrarse

Actualmente hay varias campañas e iniciativas para frenar el acoso callejero. Derivado del caso de la periodista Andrea Noel, surgió la campaña #NoTeCalles, en donde, junto con Gabriela Nava, estudiante de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán y la activista Yakiri Rubio invitan a las mujeres a denunciar a sus agresores. Las tres mujeres fueron objeto de vejaciones.

 

Hollaback! Un movimiento a nivel mundial que busca terminar con el acoso callejero e invita a las personas a compartir sus experiencias en internet. En México hay un grupo en Querétaro.

 

Las Hijas de La Violencia un colectivo feminista mexicano que combate el acoso callejero al ritmo de la canción “Sexista punk” y con pistolas de confeti enfrentan a las personas que las acosan en las calles.

 

2R Red Reapropiacones una campaña fotográfica contra el acoso en las calles, en donde se invita a compartir en redes sociales las fotografías que conforman esta campaña con el hastag #ElEspacioEsPúblicoMiCuerpoNo #EndSH #2R

 

 

Fuentes:

http://www.afmedios.com/2016/04/acoso-callejero-es-violencia-colectivo/
http://cisav.mx/acoso-sexual-callejero-o-en-la-via-publica-2/
http://www.laprensalibre.cr/Noticias/detalle/51602/484/un-hombre-por-cada-dos-mujeres-sufren-acoso-callejero-

 

***

Descarga nuestra App y recibe información de cultura rock y alternativas en tu dispositivo móvil

Busca 'Subterráneos' en Google Play o Apple Store

Android: https://play.google.com/store/apps/details?id=com.ctics.subterraneos

Apple: https://itunes.apple.com/mx/app/subterraneos/id1062051539?mt=8

Licencia Creative Commons
El acoso en palabras de mujeres por subterraneos se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.Basada en una obra en SubterráneosPermisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en MAS.

Notas Relacionadas

Spanish English French 
Suscribete al boletín de subterraneos
Joomla Extensions powered by Joobi
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Subterráneos | Cultura Alternativa desde Puebla
Redes Sociales
ctics web solutions