Las historias de un indocumentado salvadoreño

México, el tour de la muerte

Jueves, 14 Abril 2016 09:44
Autor:   Angélica Guzmán/ Subterráneos
*“He visto cómo se caen los broders de la bestia, como se caen adormilados y los agarra la rueda del tren

 

Puebla, Puebla; 14 de abril 2016. “También he visto como mujeres embarazadas con niños salen corriendo y a veces, algunos se quedan o algunas mamás se quedan y los niños se van en el tren y ellas namás gritan,’allá te veo adelante hijo, allá te veo adelante’ y lloran. ‘Cuídemelo hombre’, te dicen. Y a veces uno de buena onda dice, no te preocupes allá adelante te espero con tu hijo”, dice José Óscar Arévalo, que proviene del municipio de Quezaltepeque la Libertad, de El Salvador. Tiene un mes y medio de estar en México y tan solo tres días de estar en la Ciudad de Puebla. Ha recorrido varios lugares de la República Mexicana y no, no es porque sea un turista que busca conocer otros países y regocijarse de recuerdos. Él está haciendo un tour ‘forzado’ en la búsqueda de un sueño que, al contrario de cualquier otro visitante, de conseguirlo dependerá su futuro y supervivencia.

En la búsqueda por encontrar en el ‘sueño americano’ una vida digna para él y su familia, ha cruzado por varios lugares del territorio mexicano entre los que menciona a Tenosique, Huimangillo, Cárdenas (Tabasco), Las Choapas, Veracruz, Coatzacoalcos, Medias Aguas, Isla, Azueta, Loma Bonita, La Región de Papaloapan, Tres Valles, Tierra Blanca, Córdoba, Orizaba (Veracruz), Puebla, México, Tultitlán (Ciudad de México), San Luis Potosí, Querétaro, Celaya (Guanajuato), Hidalgo, Monterrey (Nuevo León) y Reynosa (Tamaulipas).

“Crucé la primera vez con mi pareja hace ocho años a Estados Unidos, estaba trabajando en una cocina, era encargado de bodega con unos italianos, pero tres años después me deportaron. Hay una cierta temporada en que los Americanos se deshacen de los migrantes y en esa temporada me tocó a mí, llegó migración y me llevó. He tratado varias veces de regresar, de alcanzar a Asly, -nombre de su pareja sentimental-, de llegar para conseguir trabajo, pero no he podido pasar, porque está muy difícil.”

Quezaltepeque es un municipio del departamento de La Libertad, El Salvador, tiene una población estimada de 56 181 habitantes para el año 2013 y está ubicado dentro del Mapa Nacional de Pobreza en la posición 57°en Pobreza Extrema Baja, según la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales y el Fondo de Inversión Social para el Desarrollo Local de El Salvador y, (FLACSO-FISDL 2005).

“Esta vez ando con mi hermano Diego Alessandro tiene 13 años de edad , yo no me lo traje, él se me pegó; la situación allá está difícil, los colones (moneda de El Salvador), son centavos, entonces ¿quién puede vivir así, ustedes pueden sobrevivir con 100 pesos al mes? Por eso la mayoría de nosotros los migrantes tenemos que salir de la nación y buscarle la forma. Yo por ejemplo, ahorita andaba pidiendo una moneda arriba de los buses, para comer y porque mi hermano anda en sandalias, ahorita traigo como unos 180 varos mexicanos y necesito comprarle unos zapatos por eso está paradito - descansando-, porque trae ampollas en los pies.”

Quezaltepeque, no es solo uno de los lugares más pobres, sino que también uno de los más inseguros y con más muertes por delincuencia por el simple hecho de pertenecer al país de El Salvador; pues, a tan solo 17 días de transcurso del mes de enero de este año, ocurrieron 410 asesinatos denunciados, es decir, el promedio alcanza las 24 muertes violentas por día en el país centroamericano, según datos recabados por el medio digital de información El Salvador.com.

“No se compara la delincuencia que hay aquí en México, en Puebla con la que hay allá. La Mara, (Mara Salvatrucha, pandillas criminales), son mafias, igual que lo son Los Zetas o Cartel del Golfo en México; entonces la Mara son panas con una delincuencia con la que viven robando, matando, asesinando, tirando drogas. He visto cómo se llevan a las chavalitas y las violan en un monte, o les cortan los senos, los dedos, o las orejas.”

Es claro que un país no puede compararse con otro ni en lo político, económico y social y aunque México no ha llegado a esas cifras alarmantes de asesinatos, este país también tiene una gran y prominente historia en la delincuencia, en los crímenes vinculados al narcotráfico, en las desapariciones forzadas y en la impunidad.

“Mi experiencia en México depende del lugar, por ejemplo: en Coatzacoalcos, Veracruz, nos salieron Los Zetas. A nosotros antes ya nos habían contado cosas terroríficas de ellos, como que a los chavalitos más pequeños les sacan los ojos con cucharas y les quitan los órganos, o de que te secuestran, te golpean, te cortan la cabeza. Entonces, cuando estaba con mi hermano dormitando, vimos como unos panas andaban levantándose, llevándose a otros así chavalitos, y yo con el miedo agarré a mi hermano. Le dije: -¡Diego, parate loco, parate!, -¿Qué pasó, pues loco?, le digo - Parate, hijodeputa mira lo que está pasando allá, se están llevando a toda la raza, vámonos hermano, me dice, ¿mi veliz?, deja todo ahí, le digo, deja todo eso cabrón, jalate para el carajo. Y lo agarré de la mano y empezamos a correr…”

“En Tierra Blanca, Veracruz, ahí está la Mara la trabajando para Los Zetas, allá hay un pana que le llaman el ‘señor de los trenes’, ese pana es migrante igual que yo, pero también trabaja con Los Zetas, y anda levantando a la misma raza cobrándoles una cuota cuando están arriba.”

“Primero en Coatzacoalcos te andan viendo el tipo de qué persona eres, en Tierra Blanca prestan atención, entonces tiran la frecuencia por radio y te esperan, te levantan, te llevan a una casa de seguridad, te meten, te amordazan, te vendan los ojos, te vendan las manos. A nosotros nos levantaron aquella vez, nos tuvieron ahí y mandaron a decir a los familiares que pagaran una cantidad de 1500 dólares, pero no nos acompletábamos, entonces, empeñaron las escrituras del terreno para juntar toda esa plata pero nomás juntamos como 600 dólares y fue como me dejaron ir. Pero yo vi como le pegaban a los hombres y a las mujeres, les bajaban el pantalón, y con una tabla que tiene huecos, les empiezan a pegar en las nalgas, y te pegan con la culata del arma, y muchas más cosas, que prefiero no contarte, porque también esto es peligroso, ¿ves?.

“He visto cómo se caen los broders de la bestia, como se caen adormilados y los agarra la rueda del tren. Hay un lugar que ya tiene mucho tiempo que pasé, se llama Degollado (Jalisco), rumbo a Querétaro. Un pana y yo veníamos ahí y un chavalito venía saltando de vagón en vagón, entonces nosotros le dijimos, hey cálmate pues loco, no te andes brincando de vagón en vagón que te vas a venir a caer. Se cayó y le agarró la pierna, le agarró la bestia que hasta su pantalón le bajó, quedó encuerado y gritaba, pero nadie lo escuchó, la bestia no se para aunque grites”.

 

Fuentes:

Mapa de Pobreza: Política Social y Focalización (2005), Fondo de Inversión Social para el Desarrollo Local de El Salvador (FISDL).

*Con información de: El Salvador.com

 

***

Descarga nuestra App y recibe información de cultura rock y alternativas en tu dispositivo móvil. Busca 'Subterráneos' en Google Play o Apple Store

Android: https://play.google.com/store/apps/details?id=com.ctics.subterraneos

Apple: https://itunes.apple.com/mx/app/subterraneos/id1062051539?mt=8

Licencia Creative Commons
México, el tour de la muerte por subterraneos se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.Basada en una obra en SubterráneosPermisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en MAS.

Notas Relacionadas

Spanish English French 
Suscribete al boletín de subterraneos
Joomla Extensions powered by Joobi
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Subterráneos | Cultura Alternativa desde Puebla
Redes Sociales
ctics web solutions