Print this page
Los propósitos para 2016

10 Acciones ecológicas viables

Jueves, 14 Enero 2016 03:35
Autor:   Eloina Gómez/ Subterráneos
*”Los humanos, la especie más exitosa, estamos utilizando más recursos de los que la tierra puede proporcionar”: Global Footprint Network

 Puebla, Puebla; 14 de enero de 2016. Es inicio de año y los propósitos para este 2016 son tema de conversación en muchos ámbitos. Hay quienes ya empezaron a correr e ir al gimnasio; se están esforzando por modificar algunos hábitos o ya planean estrategias para sacar adelante diversos proyectos. Esta reflexión y búsqueda de metas implica hacer un balance y un análisis de cómo estamos desarrollando lo que nos importa y afecta en la vida diaria: ser más puntuales, comer menos chatarra o leer un libro al mes. En ésta práctica se suele hacer también una autocrítica para identificar el talón de aquiles personal y ponerse uno o varios objetivos, logros a los cuales se llega por medio de un plan de acciones.

Viviendo en la segunda década del nuevo milenio y ante una inminente crisis ambiental a nivel global, resulta curioso ver que cada año nos enfocamos mayormente en la superación individual. Los propósitos de año nuevo en publicaciones y medios masivos se observan desvinculados de la propia comunidad y de la interacción con la sociedad y el medio ambiente. Carecen, en su mayoría, de sentido ecológico y muestran indiferencia hacia todo lo que tenga que ver con el deterioro y la contaminación de nuestra localidad, país y planeta. Es muy probable que esto se deba a que la costumbre de hacerse propósitos de año nuevo se remonta a épocas en las que el cuidado del entorno no era prioridad. Aunque la fecha designada para celebrar el comienzo de un año nuevo varía de una cultura a otra, en todos los lugares del mundo hay un momento para esta celebración que generalmente tuvo su origen varios siglos antes de Cristo. Aunado a esto, la cultura ambiental no parece ser atractiva comercialmente; lejos de incentivar el consumo de productos, cuestiona la necesidad real de adquirir, comprar y realizar gastos, y nos invita a vivir de manera más armoniosa y respetuosa de la naturaleza.

Uno de los principales obstáculos para llevar a cabo con éxito los propósitos de año nuevo es la percepción de que nuestro objetivo está lejos y es difícil de alcanzar. Las catástrofes ambientales no apelan al optimismo y la responsabilidad y negligencia de las grandes corporaciones y fábricas nos impiden visualizarnos como agentes de cambio real, haciéndonos sentir como “David contra Goliath”. Sin embargo, existen acciones ecológicas que podemos implementar para reducir nuestra huella ecológica de manera efectiva. Mientras más viables sean estas acciones, más motivados nos sentiremos para aplicarlas y lograr un impacto favorable a nivel personal, social y ambiental. A continuación una lista de 10 ejercicios que de acuerdo con Greenpeace podemos realizar en la cotidianidad:

 

Disminuir el uso de desechables. Más que abogar por la prohibición del unicel, la acción consiste en disminuir su uso echando mano de alternativas como thermos y utensilios de barro, madera, metal y materiales duraderos.

 

Reutilizar. Bolsas, botellas, desechables, papel, cuadernos, envases. Regresar a la bolsa del mandado de tela o yute, la cantimplora, la restauración de libretas y ropa.

 

Ahorrar luz. Apagar los focos que no estemos usando, usar focos ahorradores, desconectar los aparatos eléctricos, éstos consumen energía con sólo tenerlos conectados.

 

Ahorrar agua. Acortar el tiempo bajo la regadera, usar un vaso para lavarse los dientes, reparar tuberías y grifos, usar cubetas y reducir la cantidad de agua para lavar la banqueta y el auto.

 

Disminuir el consumo de productos envasados y empaquetados. Preferir el pan de la panificadora al que viene empaquetado. Comprar alimentos a granel (lácteos, frutas, productos de limpieza) hace que disminuyan los envases plásticos y la basura a la que equivalen.

 

Separar los desechos. Aunque generalmente pensamos que es inútil separar nuestra basura pues “los del camión la va a juntar de todos modos” separar el cartón, pet, latas y otros desechos resulta incluso una ayuda para las personas que se dedican a la recolección de estos materiales.

 

Caminar, usar bicicleta y evitar usar el automóvil para recorrer distancias cortas.

 

Consumir productos hechos en tu comunidad impactará en la economía de los productores locales reduciendo la demanda de productos que deben ser transportados.

 

Crear con materiales de reuso. Cordófonos, maracas, botes para percutir o guardar granos, juguetes, figuras de papel maché, son sólo algunas ideas para realizar creaciones prácticas, rehusando cajas, envases, papeles y otros desechos inorgánicos.

 

Compartir información. Concientizar es otra acción viable, ya sea como parte de la educación familiar, la participación escolar y vecinal; así como la implementación de talleres para compartir experiencias, ideas y articular acciones que conlleven mayor organización.


Otras referencias: Regeneración, Ser Padres, Aragón Valley

Notas Relacionadas