Junto a otros pensadores crea la revista Almanaque Literario

No hay lugar para el pensamiento en el mundo contemporáneo: E. Subirats

Miércoles, 02 Diciembre 2015 23:31
Autor:   Hugo Cabrera/Subterráneos
*Las campañas electorales en Estados Unidos se hacen con base en slogans estúpidos, como si fueran propaganda de Coca Cola

 

Puebla, Puebla, 27 de noviembre 2015. El reconocido filósofo español Eduardo Subirats presentó el libro El universo dividido, durante las primeras Jornadas Internacionales de Estudios sobre la No Violencia, “Espacios de violencia, espacios del habitar”, realizadas los días 25 y 26 de noviembre.

En la sede del Instituto Municipal de Arte y Cultura se me asigna la entrevista con el filósofo quien espera sentado en una mesa, mientras juguetea con una especie de liga que anuda y desanuda con una sola mano. Jugará con este pedazo de plástico durante la media hora que dura la entrevista, mientras exploramos conceptos como dios, educación, creencias y el pensamiento contemporáneo, éste último concepto es desde donde partimos y comenta: “Un grupo de pensadores de Puebla, Guanajuato, Tuxtla Gutierrez, Culiacán, nos juntamos para publicar una revista que se llamará Almanaque Literario, este proyecto tiene que ver con el pensamiento en el mundo contemporáneo. Ya está el número 1 y saldrá el 2 y 3 el próximo año. Lo que planteamos es que el pensamiento no tiene lugar en el mundo actual. Las campañas electorales en Estados Unidos se hacen con base en slogans estúpidos, como si fueran propaganda de Coca cola o de cualquier queso. Las campañas electorales al final son menos creativas que un slogan de campañas comerciales. Es incomprensible cómo las decisiones se basan bajo influencia de provocaciones sin inteligencia. Llama la atención que no hay voces que analicen las consecuencias. Hay un vacío.

Agrega: “Cualquier muchacho que escriba una novela rosa, la prensa o la TV lo catapultan y convierten en estrella por meses. Pero si criticas lo precario de México o cualquier reflexión, no pasa de canales marginales, circuitos marginales y comentarios marginales.

“Hay una minoría de personas conscientes. Hay peligro de una guerra mundial. Hay una situación de colapso ambiental. Vivimos en situación económica de desesperación. Hay 900 millones de seres humanos en la pobreza y en situación de despojo de su tierra. Es una situación grave y no hay pensamiento que aborde esas situaciones porque los canales están censurados. Cualquier imbecilidad está en la pantalla”.

 

¿Por qué la gente no entra en el rol de la crítica y la reflexión?

No lo sé. En verdad no lo sé. Vivimos en un mundo de estadísticas, que son peces que se muerden la cola. Es todo un sistema. Si uno hace un libro de crítica literaria, te dirán que no interesa porque ahora interesa que maten a una chica y la descuarticen. ¿Cómo es que las personas consumen Coca cola y no agua limpia? ¿es que la gente quiere morir? Vivimos bajo el efecto de la violencia y colonización mediática, y eso permite que la gente esté en situación precaria. Se ata a consumir.

 

Parece también que los pensadores se aíslan y crean nichos o zonas de confort ¿qué opina?

—Ese nicho se llama Universidad y es una historia triste. La UNAM tiene un glorioso comienzo, humanista, democrática, con el compromiso de esclarecer; pero en 1968 esa función humanista chocó con un poder corrupto y hubo una represión. A partir de ello, se convirtió en un cubículo y sitio de protección de personas como nosotros, los profesores. Se convirtió en torre de marfil, plomo ó ladrillo. Es posible que en los próximos años veamos la desaparición de las universidades porque ya no son instrumento de control de las fuerzas de control público. Se reduce la educación a sistemas de formación técnica, definida y corporativamente funcional, con abandono de la situación humanista. Lo que yo digo no es aceptado por el grueso de la academia, estoy usando el privilegio de ser extranjero, de una autonomía económica, y me importa poco que se venda un libro mío o la publicidad personal. No tengo familia que alimentar y uso mi libertad. Es un privilegio.

 

¿Se puede creer sin pensar?

—El primer latinoamericano humanista, Garcilaso de la Vega, inspirado por León Hebreo, formuló la idea de un mundo que es un todo en un ente una unidad. Se remonta a mitos platónicos y de Pitágoras, madres que eran diosas y padres filósofos. La idea es que el mundo es una unidad perfecta increada, nadie la creó y se mantiene en esta unidad a partir de un principio llamado eros o amor.

En mi reciente libro El Universo dividido, partiré de las ideologías americanas y hago síntesis de las filosofías incas, hoopies y tarahumaras. Confronto la realidad del mundo dividido con el concepto de unidad. El uno por ciento tiene la riqueza y el resto son esclavos. Hay divisiones, étnicas, políticas e intelectuales. En una cultura chamánica o como la Azteca, hay creencias en torno a dioses divinidades o mitos, como Coatlicue o Tonantzin, concepto de unidad con serpientes y calaveras, muerte y vida. Yo creo en la unidad porque mantiene la naturaleza. La creencia fundamental en occidente es creer en dios y el cristiano cree que es absoluto, y es absurdo, pero hay millones que creen en otro dios, y hay quien cree en Alá. Y hay quien también es absoluto y quien cree en la divinidad. Creer en lo absoluto es dogmático”.

La liga se rompe y alguien nos dice que debemos terminar la plática.

Licencia Creative Commons
No hay lugar para el pensamiento en el mundo contemporáneo: E. Subirats por subterraneos se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.Basada en una obra en SubterráneosPermisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en MAS.

Notas Relacionadas

Spanish English French 
Suscribete al boletín de subterraneos
Joomla Extensions powered by Joobi
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Subterráneos | Cultura Alternativa desde Puebla
Redes Sociales
ctics web solutions